PRUEBA: HONDA HR-V 2001 (parte 1)


Estas, con toda probabilidad, ante el primer crossover que viste, si obviamos la primera generación del RAV-4, que aún tenía un considerable aspecto de todo terreno clásico, y el extrañísimo AMC Eagle americano. El original, el verdadero precursor de ese concepto que hoy arrasa en los concesionarios para alegría de muchos  -el usuario genérico-  y desgracia de unos pocos  -el aficionado clásico-  y que se materializa en forma de Qasqhai, Kadjar, Sportage, CX-5, Tiguan o Ateca.

Este pionero, al que se le denominó HR-V y que nada tiene que ver con el que se vende actualmente, resultó de mezclar características de modelos muy dispares: tiene 3 puertas como un coupé, carrocería alargada como si de un pequeño Volvo familiar se tratase, altura al suelo elevada y tracción total al estilo un todo terreno y la longitud y anchura de un Golf de la época. En palabras de Honda, el coche total. ¿Lo era?

MÁS PRESTACIONES POR POCO DINERO: NEUMÁTICOS Y LLANTAS



Ganar potencia y mejorar el comportamiento del coche sin dejarnos un riñón es el sueño de cualquier aficionado. Un sueño que, respondiendo a la pregunta con la que comenzamos, es factible... a medias. Depende de varios factores, algunos obvios como cuánto considere uno que es poco dinero o lo manitas que seamos y otros no tan evidentes como lo que esperemos del coche o el uso que le pretendamos dar  -nunca es fácil posicionarse en este sentido antes de "acometer la obra"-  o el tipo de coche que tengamos.

Lo que hay que tener claro antes de empezar es que no existen los milagros: ningún filtro de aire te va a dar 15 CV, ningún colín de escape te hará ganar 10 km/h de punta y no vas a convertir el Lexus LS 400 de tu padre en el arma definitiva para los puertos de montaña.

ANUNCIOS CADA VEZ MÁS ABSURDOS



Hace ya un tiempo que he rebajado mis expectativas en lo tocante a mi afición favorita: la desculturización automovilística de la sociedad en general, el rumbo que hace años ha tomado el sector y lo políticamente incorrectos que somos los frikis de los coches me han abierto los ojos.

A no tener nadie con quien hablar durante horas de motores o hibridación uno se acaba acostumbrando, y aprende a paliar la carencia con mucha lectura, algún foro en internet o grupo con el que corres online. También acabas sobrellevando que ni uno solo de tus primos pequeños tenga en su habitación un póster de un Ferrari o un Alfa Romeo,, te conformas con explicarles alguna historia de la maqueta con la que quieren jugar mientras rezas por no tener que pasarte el resto de la tarde Super Glue en mano.

EL NUEVO Y DECEPCIONANTE TOP GEAR


Cuando sale una nueva temporada de una serie de las que veo, suelo dejar que salgan unos cuántos capítulos antes de lanzarme a ello. De esta manera si me enganchan, puedo quitarme el "mono" con algunos capítulos más. Con la renovada Top Gear me salté mi propia regla. No pude esperar por nuevas entregas después de tantos meses de rumores, noticias y todo ese hype creado a su alrededor. Así que la busqué y con las expectativas propias de quien se ha tragado las 22 temporadas enteras  -muchos capítulos más de una vez-  con sus respectivos altibajos, le di al play.

La verdad es que no me gustó. Tiene algunas cosas buenas, varias parecidas y unas cuantas malas o que han ido a peor. El programa, en mi opinión, hace aguas por casi todos lados, empezando por la producción: ¿quién tuvo la genial idea de que el primer y esperadísimo programa tenía que desarrollarse en torno a un viaje de dos Reliant Robin, un buggy de Ariel y una absurdísima lucha entre un Viper ACR y un Vette 06? ¿De verdad fue eso todo lo que se les ocurrió para la reinauguración del icónico programa? Se me acabó haciendo tan pesado que tuve que verlo en tres veces...

GRANDES COCHES DE LA HISTORIA: MERCEDES-BENZ CLASE S (parte 2)



La aparición en el Salón de Frankfurt de 1979 del W126 trajo a la Clase S una imagen más fresca, si bien aún muy en línea con la anterior generación. Pese al diseño continuísta, esta generación sería una de las más longevas, manteniéndose 12 años en producción hasta ver llegar a su sustituto.

Como no podía ser de otra manera, trajo bajo el brazo novedades que lo convertían en un absoluto adelantado a su tiempo. Estas eran principalmente cuatro: el control de tracción, conocido como ASR, una carrocería con  múltiples y estudiadas zonas de deformación programable, cinturones de seguridad con pretensores y, quizá no la más importante pero sí la mas notoria patente de Mercedes: el airbag. Un dispositivo que tardó dos décadas en popularizarse entre los coches más vendidos y que hoy ya equipa  -rara vez menos de 6 o 7-  practicamente cualquier coche a la venta.