sábado, 16 de agosto de 2014

ACTUALIZACIÓN DEL BLOG


Antes de nada pido disculpas por no haber podido seguir el rally de Finlandia ni haber publicado aun la segunda y tercera parte de la prueba del Toyota GT86. Motivos informático-laborales me han impedido actualizar el blog como es debido en los últimos veinte días. Aunque espero que esta situación se resuelva pronto, quizá tome algunos días más el  -llamémoslo así, de manera fina-  restablecer la normal actividad de esta página.

Dicho esto, ya sabéis que ha sido el dúo formado por Jari-Matti Latvala y Miika Antila los triunfadores de la prueba finesa, seguido por los actuales campeones, Sebastien Ogier y Julien Ingrassia. Kris Meeke y Paul Nagle completaron el podio en una gran prueba para ellos. La prueba fue comandada de principio a fin por los dos fineses, y pese a que siguen lejos de Ogier en la general, este año están demostrando que los años de accidentes y visitas continuas al chapista de Volkswagen han quedado definitivamente atrás, erigiéndose en verdaderos aspirantes a todo. En breves llegará el rally de Alemania, donde vuelve Sordo con un Hyundai que acaba de recibir mejoras en el motor. Personalmente tengo muchas expectativas puestas en el dúo español, siempre y cuando el i20 aguante.

Cambiando de tema, decía antes que queda pendiente la segunda parte del GT86. Me está llevando tiempo primero por los motivos antes mencionados y segundo por lo complicado que se me hace escribir sobre él: me enamoró por completo, pero no quiero sonar adulador ni servil. Intento ser justo, pero siempre que releo un par de líneas tengo la sensación de que paso de puntillas por sus defectos y remarco una y otra vez lo fantástico que me parece... o quizá es que lo sea, no descartemos eso.

Agradezco infinitamente vuestra paciencia y visitas, espero seguir pronto trayendo temas interesantes. Como también he estado desconectado del mundo en general, he estado atiborrándome de información atrasada y quisiera recomendaros una de mis últimas lecturas: la prueba del Renaul Clio Sport 182 CV que han hecho los chicos de Fuelwasters. Vale que de la cabeza están regular, que desayunan 98 con cereales y que si el coche no es un potro salvaje lo prenden fuego, pero en lo suyo son unos ases.

jueves, 7 de agosto de 2014

YA NO SOMOS LO QUE ÉRAMOS


Suelo ser bastante esceptico cuando, de vbez en cuando, leo por ahí que los jóvenes estamos dejando de amar el automóvil poco a poco. Es cierto que quizá no sea exactamente lo mismo que en tiempos de nuestros padres, que ahora seamos una versión light de los veinteañeros de los 70 y 80. Un cambio sin duda propiciado tanto por la propia industria  -esos pretendidos deportivos que son la versión estándar con cuatro pegatinas-  y por nosotros mismos, que demandamos SUV´s, pagamos barbaridades por compactos de 105 CV y perdemos poco a poco las aptitudes al volante, cómodamente al abrigo de tanta ayuda electrónica. Sin olvidar por supuesto la connivencia de la administración y las autoescuelas que permite que salgamos de la autoescuela con los conocimientos justos para no acabar contra el primer árbol.

miércoles, 23 de julio de 2014

PRUEBA: TOYOTA GT86 (parte 1)


No es como los demás.

Tiene el capó largo y el volante retrasado. Silueta coupé de verdad y apariencia agresiva. Motor bóxer de dos litros, 200 CV y atmosférico, de mantenimiento asequible. Es bajito, pesa relativamente poco y el cambio es manual. Ah, y tiene la tracción donde dicen que deben tenerla los deportivos de verdad.

Viene de Japón  -donde la cultura automovilística no surgió anteayer-  cuesta unos 30.000 € y lo fabrican a pachas Toyota y Subaru. Se llama GT86 en honor a sus antepasados y viene a demostrar que, aunque domine como nadie los híbridos y la ecología, Toyota aún sabe hacer coches de los que, literalmente, ya no quedan.


miércoles, 9 de julio de 2014

#DefiendeLosRallies

Carta al señor José Miguélez:

Sinvergüenza, ignorante y oportunista son solo algunos de los calificativos más blandos que se le pueden poner, señor Miguélez. No se alarme, ni se lleve las manos a la cabeza, al menos no sin leer el porqué de esta animadversión hacia usted.

Fíjese que no le he llamado tonto, porque lo cierto es que usted de eso no tiene un pelo. Lo ha demostrado escribiendo un primer artículo   -manual imprescindible de oportunismo e ignorancia, de ahí la primera línea de esta entrada-  y posteriormente un segundo escrito adelantándose a las críticas y argumentos que esgrimirían sus críticos, cubriéndose el culo ante la indignación que sabía  -insisto en que no es usted tonto-  que suscitaría. La jugada, aunque usted piense lo contrario, no le ha dado más razón ni legitimidad, y lo que es peor aún, sigue siendo usted un sinvergüenza.

domingo, 6 de julio de 2014

EL TRISTE PROTAGONISMO DE LOS RALLIES


Apenas recuerdo un puñado de portadas en las que los rallies, la disciplina deportiva que más me apasiona, fuera  protagonista. De hecho, ahora mismo solo sabría citar dos del diario deportivo Marca: una en la que Carlos Sainz y Luis Moya aparecen subidos al Toyota tras ganar Montecarlo y la de la fatídica tarde de Cardiff donde la pareja se quedó a tiro de piedra, casi literalmente, de ganar su tercer título mundial. Imagino que cuando Carlos asaltó el Dakar también ocuparía algún trocito pequeño de portada, así como la victoria de Dani Sordo y Marc Martí en Alemania.

Ahora bien, portadas con accidentes y desgracias sucedidas en algún tramo hay para forrar una galería del Museo del Prado. No cabe duda que cualquier evento en el que una o varias personas pierdan la vida es triste noticia, el problema reside en el morbo con el que se tratan los accidentes, que en ocasiones raya lo obsceno, como cuando alguna cadena  -seguro que todos os imagináis cuál-  busca entre los asistentes imágenes o vídeos del momento en el que el coche le quita la vida al aficionado para ser emitidos después. Creo que vergonzoso sería poco decir.